Rosácea y cuperosis

Rosácea y cuperosis

La rosácea y cuperosis suele afectar en general a personas con piel clara, fina y delicada o sensible. La cuperosis  consiste en el enrojecimiento de las mejillas, bien con la aparición de “venitas” o un color rosado difuso. Suele ser una afección hereditaria , o bien puede producirse como consecuencia de diferentes procesos como la menopausia, el clima seco de una montaña, la toma asidua de alcohol o la  rosácea entre otros.

La rosácea o acné rosáceo, suele aparecer a partir de los 25-30 años. Consiste en dilataciones venosas alrededor de nariz y pómulos, causando enrojecimiento generalizado, soliendo aparecer pequeños granos que no producen comezón, por lo que pueden confundirse con el acné, aunque difieren de éste ya que no son debidos a causas hormonales. Factores externos como el estrés, el clima o consumir productos muy calientes o beber alcohol pueden agravar el problema.

La rosácea es una afección cutánea de la piel que afecta a los vasos de la cara y cuyos síntomas incluyen enrojecimiento, ardor o irritación. Gracias a los avances en medios diagnósticos y en tegnología láser, podemos hoy tratar con éxito y eficacia estas patologías.

TRATAMIENTOS

  • LASER ND-YAG
  • IPL FILTRO PARA ROSACEA

 

primera consulta gratuita - cenydiet