fbpx
  • Educación Nutricional y Dietética / Medicina Estética Integral      T: 953 657 553      M: 601 041 683      E: atencionalcliente@cenydiet.es

botox

¿Qué es el bótox? usos y aplicaciones

1024 770 Cenydiet

La toxina botulínica del tipo A (de los siete tipos existentes), también llamada botulina o bótox, es una neurotoxina producida por una bacteria. La primera vez que se aplicó en el ámbito de la medicina fue a finales de los años 70 para tratar el estrabismo. Desde entonces, cada vez son más numerosas no sólo sus aplicaciones terapéuticas, sino también sus recurridos usos en procedimientos estéticos.

Ello se debe a que, entre otras propiedades, el bótox posee la capacidad de paralizar la musculatura. Esto hace que se emplee para el tratamiento de diferentes enfermedades aunque su uso más extendido, y por el que se dio a conocer popularmente, es por su empleo en el sector cosmético para la corrección de las arrugas faciales.

Aunque se trata de un derivado de la toxina que produce el botulismo –enfermedad que provoca parálisis muscular progresiva, que puede causar la muerte cuando afecta a la actividad pulmonar y cuyas manifestaciones son náuseas, vómitos y sequedad de boca– la dosis empleada tanto en el ámbito médico como en el de la estética no resulta tóxica para las personas. Aún así, es fundamental ponerse en manos de un profesional acreditado siempre que se recurra a este tipo de procesos.

Conoce los usos médicos del bótox y sus aplicaciones en el campo de la estética, sus beneficios

Aplicaciones médicas del bótox

Mucho antes de que empezara a utilizarse con fines estéticos, el bótox ya se empleaba para tratar ciertas patologías. Algunas enfermedades en las que esta toxina produce resultados beneficiosos son:

  • Tratamiento de la sudoración excesiva (hiperhidrosis) y de la excesiva formación de saliva (sialorrea): en el primero de los casos, el bótox consigue reducir la actividad de las glándulas sudoríparas en zonas tales como las axilas, los pies y las manos, basta con infiltrar la botulina en estas zonas para que el efecto permanezca durante un espacio de tiempo de 7 a 10 meses.

  • Reducción de la incontinencia urinaria en personas parapléjicas.

  • Beneficios visibles en el caso de distonías como tortícolis espasmódica o de los tics asociados a una enfermedad rara llamada Síndrome de Tourette: también se emplea en el caso de temblores, rigidez y algias vertebrales tales como la lumbalgia cuando el paciente no responde de forma adecuada a los tratamientos tradicionales.

  • Mejoras notables del estrabismo mediante la inyección del bótox en los músculos anexos al ojo, evitando así la cirugía, sobre todo en el caso de los niños.

  • Quizá la principal ventaja de la toxina botulínica en lo que al ámbito de la estética se refiere sea que resulta bastante eficaz a la hora de reducir los signos visibles del envejecimiento, sin que ello suponga, por ejemplo, el riesgo de pasar por un quirófano para realizarse una intervención quirúrgica como requieren otros tratamientos como el lifting.

  • Pero no hay que olvidar que también existen posibles efectos secundarios y que la mayoría de ellos son causados por abusar del bótox y por emplear esta toxina de forma incorrecta.

  • En este sentido, la aplicación del bótox es extremadamente delicada y no está recomendado su uso en la zona inferior del rostro ni en personas con menos de 20 años ni más de 65. Además, sólo deben realizarla especialistas cualificados que posean un conocimiento preciso, tanto de las dosis y el instrumental necesario, como de la anatomía humana.

  • Algunos de los efectos negativos que pueden derivarse de la mala praxis son, entre otros, cefaleas, náuseas, inflamación en la zona en la que se ha aplicado el bótox, parálisis facial o caída de los párpados. Dichos efectos suelen aparecer entre 12 y 24 horas después de la aplicación del bótox y pueden llegar a durar tanto como su efecto, es decir, hasta 4 o 6 meses.

Nuestro consejo es que, si te decides por este tratamiento, elijas la clínica no sólo en función del precio, sino de la seguridad que te ofrezca el centro de estética en el que lo vayas a realizar. Si quieres obtener resultados satisfactorios, deberás tener en cuenta factores tan importantes como las instalaciones, el equipamiento médico y, por supuesto, la formación y experiencia de los especialistas en los que vas a confiar tu rostro.

¿Buscas clínica en Linares o Jaén que te ofrecezca botox? llámanos al  953 65 75 53 y te informamos

Dejar una Respuesta