fbpx
  • Educación Nutricional y Dietética / Medicina Estética Integral      T: 953 657 553      M: 601 041 683      E: atencionalcliente@cenydiet.es

envejecimiento hombres

Rejuvenecimiento masculino

445 640 Cenydiet

Los signos de envejecimiento en los hombres pueden aparecer de un modo diferente al de las mujeres en cuanto al momento y en cuanto a las zonas que más les suelen preocupar. Por eso debemos conocer cuáles son sus necesidades y cómo tratarlas.

un tratamiento para hombre en sí puede basarse en la misma aparatología y tipos de energías que se emplean para los cuidados de las mujeres (ya sean sobre flacidez, arrugas, manchas, etc.). La diferencia realmente se encuentra en el modo de ejecutarlo, las potencias y los parámetros con los que adaptar dicho tratamiento.

 

Características de la piel del hombre

La testosterona cumple un papel determinante en ciertas características de la piel del hombre que la hacen diferenciarse de la mujer. Las hormonas llegan a través de la sangre y se unen a determinadas proteínas haciendo que por ejemplo aparezca vello facial. Otras diferencias que determinan son:

  • Una piel más gruesa por el mayor grosor del estrato córneo. Es alrededor de un 20-25% más gruesa que la de las mujeres.
  • Sensibilidad menor al tacto, temperatura y dolor, debido a este mayor grosor.
  • Mayor producción de las glándulas sebáceas y sudoríparas. Por ello también su piel transpira más y tienen una piel más grasa y húmeda, sobre todo en la zona T, ya que zonas como mejillas, barbilla y cuello se deshidratan más por el afeitado.
  • Más folículos pilosos en la zona facial, por eso surge la barba. Los poros también tienen un mayor diámetro. Justo lo contrario que ocurre con las mujeres, sus hormonas hacen que no crezca vello en esta zona.
  • Más ácidos grasos y colágeno. De ahí que sea más resistente y tenga un pH más ácido.

 

A todo esto se le une una serie de factores externos que derivan en características específicas. Por ejemplo, el afeitado provoca que la piel sufra irritación y sequedad, sobretodo en la barbilla, además de picor y en ocasiones erosiones que pueden convertirse en la entrada de múltiples bacterias. Presentan una menor protección solar que las mujeres porque, en muchos casos, el maquillaje les facilita una barrera protectora. Otros malos hábitos como fumar o beber alcohol, o el estrés, también pueden influenciar.

 

El envejecimiento

Al tener una piel más gruesa, en los hombres aparecen las arrugas más tardíamente. Además, su piel es más rica en fibras de colágeno y elastina lo que hace que sea más firme, resistente y elástica. El colágeno se sintetiza en mayor cantidad y también se acumula más en la epidermis (aunque tenga la misma estructura de capas cutáneas, varía su funcionamiento interno y composición química). El hombre envejece por fases sucesivas y más repentinas, es decir, aparece más tarde pero es menos progresiva. Aparecen arrugas profundas por una gran y rápida pérdida de firmeza y de elasticidad, mientras que en el caso de la mujer este proceso es más constante y lento. Generalmente las arrugas se hacen más visibles alrededor de los 40-45 años, mientras que en el caso de las mujeres ocurre una década antes.

 

Rasgos del rostro del hombre

El hombre, al poseer una morfología diferente, también envejece de uno modo distinto, en función de sus facciones. La mayoría de los determinantes de la estética facial consisten en una combinación de elementos, tanto del tejido como de la estructura ósea. Los tres aspectos importantes de volumen y masa que dominan la topografía facial incluyen: nariz, prominencia zigomática, la barbilla y la línea de la mandíbula. Tanto la piel como el cabello contribuyen a la estética general que percibimos de un rostro y, de hecho, cada vez más el hombre cuida tanto sus cejas como la barba, incluso la depilación en zonas como el pecho o la espalda. Sin embargo, es la configuración anatómica del volumen y masa lo que determinan la unicidad y belleza de un rostro masculino.

Lo que principalmente caracterizaa un hombre son las líneas en la mandíbula muy definidas, convirtiéndose en muchos casos en su seña de identidad. La forma de los labios, ojos y cejas ponen en atención la comunicación interpersonal de cualquier persona. Sin embargo, cuando miramos al rostro de un hombre la secuencia en un análisis facial rápido es la siguiente:

  • Nariz, pómulos, barbilla y línea de mandíbula: donde se examinan arrugas o zona supraorbital, contornos temporales, región premaxilar y suborbital, región perioral y nasolabial, valle suborbital y la zona central premaxilar perinasal.
  • Labios, ojos y cejas: los hombres tienen una cara más cuadrada y más ancha con un ángulo de mandíbulas más grandes y proporciones faciales superior e inferior igualmente balanceados.

 

Principales problemas y señales de envejecimiento

El envejecimiento facial se detecta por la pérdida de volumen, arrugas y flacidez. La piel se vuelve progresivamente más fina, seca, menos elástica y resistente. Como resultado de ello, las principales señales son:

  • Arrugas y líneas de expresión: las líneas de expresión se marcan en zonas como la frente, el entrecejo y zona orbicular por una constante contracción muscular, mientras que las arrugas se dejan ver como causa directa del envejecimiento.
  • Bolsas y ojeras: en la zona orbital se produce la caída de ojos. Se forman más cúmulos de grasa como si se tratasen de almohadillas bajo las cejas mientras otros tejidos adelgazan por la pérdida de elasticidad. Por ello se produce el hundimiento del párpado más profundo y el descenso del glóbulo ocular.
  • Papada y mejillas: con el tiempo se van formando cúmulos de grasa en esta zona a lo que se le une la flacidez y las llamadas bandas de platisma, zona en la que se encuentranlos músculos con el mismonombre y que con el tiempo yla falta de tonificación, provocanla caída del mentón, bolsas bajo la mandíbula y una piel flácida. Esta flacidez también afecta a las mejillas ya que se genera un vaciado, dejándolas caídas.
  • Labios: se vuelven más finos. Debemos saber que también son de por sí más finos que en el caso de las mujeres. Además del envejecimiento intrínseco, el hecho de fumar también acelera el afinamiento de los labios ya que absorbe el humo del tabaco y se produce una intensa y sostenida vasoconstricción. De este modo se restringe la respiración celular y empobrece el metabolismo de las células, acelerando con ello el envejecimiento no solo de los labios, sino de la piel en general.
  • Vascular: otro aspecto que hace que el rostro se vea más envejecido son las arañas vasculares que suelen aparecer en él y que son vasos capilares rotos que toman una coloración violácea. En el caso de los hombres suelen aparecer en la nariz y mejillas.

 

Tratamientos de rejuvenecimiento

Generalmente la mayor preocupación es tratar la flacidez por lo que lo primordial es realizar tratamientos reafirmantes para suavizar arrugas y mejorar el aspecto de la piel en textura y elasticidad. Para ello existen técnicas como:

  • Radiofrecuencia: se trata de un tratamiento basado en corriente de diatermia, una energía alterna que genera ondas electromagnéticas. No es invasivo y provoca una elevación de la temperatura en las diferentes capas de la piel, facilitando con ello la generación de nuevas fibras como el colágeno y elastina (y en algunos casos, destruyendo las fibras dañadas antiguas). Existen diferentes tipos de radiofrecuencia dependiendo del tipo de emisión: unipolar, bipolar, tripolar o multipolar y octopolar.
  • Toxina botulínica: la inyección de esta toxina es el tratamiento por excelencia para tratar las arrugas y líneas de expresión. Al tener los hombres una musculatura más potente se suele utilizar mayor dosis de toxina y se suele reabsorber antes; además, se debe prestar especial atención a la forma de las cejas puesto que es diferente a la de las mujeres.
  • Rellenos naturales: sustancias como el ácido poliláctico o el ácido hialurónico, entre otros, son empleados para aportar volumen en ciertas zonas faciales como el pómulo y surco nasogeniano.

 

Si queremos tratar tanto la grasa como la flacidez de la zona de la papada existen variedad de tratamientos. Primero de todo se atacaría a la grasa de esta zona con tratamientos como:

  • Carboxiterapia: consiste en aplicarmicro inyecciones de CO2 mediante un equipo que controla el flujo de este gas, la dosis y el tiempo de la inyección. El CO2 mejora la circulación por lo que aumenta el flujo sanguíneo y la combustión de grasas y estimula la lipólisis (destrucción de las células adiposas).
  • Mesoterapia: se trata de la inyección de diversas sustancias que ayudarán a disolver la grasa de esta zona de manera que el propio organismo la eliminará de forma natural.
  • Ultrasonidos: esta energía de baja frecuencia provoca la ruptura de las células grasas y su posterior eliminación a través de la circulación sanguínea y linfática. Además, los ultrasonidos ayudan a que el tejido no quede flácido pues provoca un efecto tensor y una retracción de los tejidos.

Una vez eliminada la grasa acumulada de la zona de la papada el tejido suele quedar flácido por lo que es conveniente combinarlo con tratamientos reafirmantes. Además de la ya nombrada radiofrecuencia se pueden realizar tratamientos de electroestimulación, sobre todo en zonas del cuello donde se presentan músculos más grandes. Sin embargo, en la zona más acusada por la flacidez, que es bajo la barbilla, lo más recomendable es realizar tratamientos de radiofrecuencia.

 

Dejar una Respuesta