fbpx
  • Educación Nutricional y Dietética / Medicina Estética Integral      T: 953 657 553      M: 601 041 683      E: atencionalcliente@cenydiet.es

celulitis

Edad y estilo de vida, determinantes en la aparición de la celulitis

1956 2145 Cenydiet

La celulitis es un problema que sufren la mayoría de mujeres y que, además de otros factores, viene muy determinada por la edad y el estilo de vida que llevan. Según las características de cada caso y paciente se deberán elegir un tipo de tratamiento y unos cosméticos concretos.

En términos generales, la celulitis es un tejido hinchado de grasa, repleto de agua, de sal y de hormonas, que se localiza en el interior de las rodillas y en la parte exterior de los muslos, además de predominar debajo del ombligo. Los signos más definidos para poder detectarla son los granos de arroz que aparecen con la presión y la ya conocida piel de naranja.

Es un problema que sólo afecta a las mujeres, el hombre jamás sufrirá la celulitis en su cuerpo, aún siendo muy obeso, y puede empezar a manifestarse en el primer cambio hormonal, poco después de la pubertad, aunque es a partir de los 25 años cuando se hace más evidente.

Causas
Son muchas las causas que influyen en la aparición de la celulitis, y muchas de ellas tienen que ver con la edad de quien la padece. La utilización de la píldora es una de ellas, ya que contribuye a un incremento de peso en los primeros meses, factor que hace aumentar las posibilidades de que aparezca, ligada a la naturaleza hormonal de la píldora y a una alteración de la circulación en las extremidades.

Durante el embarazo es otro de los momentos en que aumentan las posibilidades de que aparezca. El organismo empieza a fabricar gran cantidad de hormonas que pueden provocar una retención de agua, que puede eliminarse pero también se puede incrustar, dando lugar a la celulitis.

Otro factor de riesgo es la premenoupausia, período en el que puede ser que la celulitis se exagere aún más a causa de la disminución de ovarios y, como consecuencia, a la rotura del equilibrio entre las diversas hormonas femeninas.

Según diversos estudios, existe una estadística en la que se muestra la relación entre la edad y la aparición de la celulitis, que sería la siguiente:

  • 14% en la pubertad.
  • 21% por el uso de la píldora.
  • 19% por diferentes embarazos.
  • 25% en la premenopausia.

Sin embargo, aunque, las posibilidades de padecer celulitis aumentan con la edad, existen otros factores que pueden favorecer su aparición o agravarla si ya existe:

  • Personas sedentarias: se recomienda que realicen ejercicio, ya que, aunque no la cura, mejora la circulación de las piernas y aumenta la oxigenación. Para ello, es aconsejable realizar ejercicios variados aeróbicos y de tonificación en el gimnasio, o largas caminatas a paso rápido.
  • Las toxinas: tabaco, café, embutidos, productos enlatados, las gaseosas y aquellos alimentos con conservantes químicos como el glutamato monosódico también influyen en la aparición de celulitis. El alcohol está totalmente contraindicado.
  • La ropa: no es recomendable el uso de pantalones muy estrechos, fajas o ligas. Deben evitarse los zapatos de tacón alto, pues impide que el pie haga su trabajo de bombeo de sangre venosa al corazón.
  • Dieta: una alimentación rica en frutas y verduras, y pobre en grasas, así como beber dos litros de agua diarios, ayudan a prevenir su aparición.
  • El exceso de sol: produce daño en las fibras elásticas de la piel, muchas veces de forma irreversible y, con ello, el envejecimiento prematuro y el agravamiento del aspecto de “piel de naranja”.
  • Factores psicológicos: el estrés, la ansiedad o la depresión influyen en la regulación del sistema capilar.
  • Otros como el sobrepeso, el consumo de determinados fármacos, especialmente anovulatorios y corticoides, o la genética, aumentan el riesgo de su aparición.

Activos anticelulíicos
La celulitis es, básicamente, un problema de mala circulación. Por lo tanto, como primera medida, es importante hacer manipulaciones de drenaje linfático manual, ya que activando la circulación se ayuda al cuerpo a eliminar las toxinas y las partículas de grasa.

Asimismo, esta terapia debe complementarse con una cosmética adecuada. En este caso, es efectiva la aplicación de activos que ayuden a drenar los líquidos y que estimulen la circulación, como ruscus, castaño de Indias o cacao y otros que la cosmética incorpora con efectos anticelulíticos y reductores, como hiedra o cafeína. Además, hay que tener en cuenta que los activos a veces se comparten en las diferentes funciones drenantes y anticelulíticas porque están relacionadas entre sí.

Así, los activos que se utilizan en cosméticos están pensados para reducir el tejido, absorbiendo el exceso de grasa y, por lo tanto, descongestionando los tejidos y favoreciendo así la acción anticelulítica de ingredientes como el fucus y las algas en las variantes de Laminaria Digitata, Spirulina, lodos y arcillas. He aquí algunos ejemplos de los más efectivos:

  • Extracto de cacao: se obtiene de la semilla del cacao, que contiene 800 moléculas con componentes hidratantes, nutritivos, tonificantes, descongestivos, regeneradores, revitalizantes, anticelulíticos, reductores, antioxidantes, reafirmantes y drenantes.
  • Extracto de Fucus: maleza de mar remineralizante y lipolítica que se encuentra en las costas del Mar del Norte, el Mar Báltico occidental y los océanos Atlántico y Pacífico. Desde el siglo XIX se afirma que estimula la glándula tiroides y puede contrarrestar la obesidad incrementando la tasa metabólica, así que se emplea en remedios para pérdida de peso.
  • Extracto de cafeína: actúa como estimulante del sistema nervioso produciendo vasoconstricción, actuando sobre los sistemas circulatorio, respiratorio y gastrointestinal, además de a nivel de los músculos esqueléticos, del flujo sanguíneo y la lipólisis. Cuenta con acción anticelulítica, lipolítica, desintoxicante y reafirmante.
  • Teofilina: alcaloide de la familia de la cafeína y la teobromina que estimula el sistema nervioso central. Además, es un componente especialmente diurético, por lo que ayuda a la eliminación de líquidos, y cuenta con propiedades antioxidantes y antirradicales libres.
  • Extracto de centella asiática: Es una pequeña planta herbácea de la familia Apiaceae de Asia que posee un factor de longevidad llamada “vitamina X de la juventud”. Es anticelulítica, hidratante, bioactivadora y antiedema.
  • Extracto de castaño de Indias: es un gran remedio para tonificar las arterias y los capilares, ya que evita la formación de edemas y aumenta la resistencia de los vasos sanguíneos. Es descongestivo, vasoprotector y vasoconstrictor.
  • Extracto de abedul: Es un árbol cuyas hojas se utilizan con propiedades cosméticos con funciones descongestivas.
  • Extracto de rusco: Es un arbusto de hojas siempre verdes, se encuentra en los bosques, montes y terreno calcáreos. Es descongestivo, anticelulítico y drenante.
  • Lodos termales: Son una mezcla de un sólido mineral y un agua mineromedicinal clorurada o sulfurada que estimulan la formación de colágeno y elevan la temperatura cutánea, lo que facilita la penetración del resto de activos.

Aparatología
Para elegir un tratamiento u otro no hay que tener en cuenta sólo la edad sino el tipo de celulitis y el caso individual de cada paciente, aunque sí que es cierto que en personas más jóvenes es más frecuente la celulitis dura y en personas más mayores, la blanda. La aparatología más eficaz es:

  • Láser: es la tecnología más reciente. Elimina grasa y produce tensado de la piel. Solo para casos concretos.
  • Ultrasonoterapia: ultrasonidos focalizados que concentran la energía en un punto preciso, elevando la temperatura y realizando un fenómeno de “cavitación” que origina la ruptura de la membrana del adipocito y la liberación de triglicéridos.
  • Presoterapia: método fisioterapéutico que usa un masajeador neumático que realiza una compresión secuencial en la dirección del flujo circulatorio activando el retorno venoso.
  • Drenaje linfático: masaje que estimula el flujo linfático y reduce el edema.
  • Mesoterapia: inyección intradérmica de medicamentos a bajas dosis para obtener un efecto terapéutico.
  • Radiofrecuencia: produce un “estiramiento” de la piel a través de la remodelación del colágeno. También, aunque en menor grado, produce ruptura de los adipocitos.
  • Liposucción y los tratamientos sistémicos como la micronutrición para ayudar a corregir los factores asociados a la celulitis.

Prevención
Hay que tener en cuenta que la celulitis es un proceso lento, de varios años, cuya evolución pasa por varios estados. Se puede prevenir si incorporamos unos hábitos saludables a nuestro estilo de vida, como comer sano y apropiado a nuestra constitución y el ejercicio regular dentro de nuestras posibilidades, combinados con otros tratamientos, cosméticos o médicos, según cada caso, pero siempre controlados por un profesional de la salud.

Dejar una Respuesta