fbpx
  • Educación Nutricional y Dietética / Medicina Estética Integral      T: 953 657 553      M: 601 041 683      E: atencionalcliente@cenydiet.es

manos arrugas edad

Las manos descubren mucho sobre nosotras

1280 988 Cenydiet

Nuestras manos nos traicionan involuntariamente, reflejando como pocas otras partes de nuestra anatomía nuestra edad

Aunque sean grandes olvidadas, hay partes de nuestro cuerpo que delatan todo sobre nuestra edad y nuestro estado físico y, además, son difíciles de ocultar. Entre ellas, ocupan un puesto destacado las manos, a las que sometemos a un montón de agresiones de manera cotidiana, lo cual, no ayuda a mantenerlas en su mejor estado.

Nuestras manos nos traicionan involuntariamente, reflejando como pocas otras partes de nuestra anatomía nuestra edad. Además, el frío, la humedad y las múltiples actividades que realizan en nuestro día a día, no contribuyen a conservarlas bien cuidadas. Como es difícil que no estén visibles constantemente, solo nos queda la opción de protegerlas y dedicarles toda la atención posible.

Grietas, sequedad y manchas son los problemas más habituales que presentan. La piel que las recubre es delgada y delicada en la parte superior, mientras que en las palmas es rugosa y más gruesa, con glándulas sudoríparas que reaccionan ante el frío y el nerviosismo. Los efectos de la edad, con el desequilibrio hormonal que afecta a la producción de melanina a partir de los 40, son otro factor agravante.

Entre los cuidados que podemos incorporar a nuestra rutina diaria para mejorar su aspecto está, por supuesto, la hidratación con una buena crema emoliente. Para las que gustan de remedios naturales, hay fórmulas caseras con resultados inmediatos como el aceite de oliva, una mezcla de leche y zumo de limón o  patata cocida con miel y leche. No está de más exfoliarlas con periodicidad para que los resultados sean más contundentes.

Un tema más complejo es el de las antiestéticas manchas, inevitables a partir de cierta edad. Su envejecimiento propio unido al exceso de exposición al sol o a agentes químicos dañinos, tiene como resultado la aparición de manchas oscuras o rojas, angiomas o púrpuras. Técnicas como el láser o la PLS 3 (Luz Pulsada Fluorescente), la terapia fotobiógica (suave luz roja), la mesoterapia (inyecciones subcutáneas de ácido hialurónico) o la aplicación de Amelán (producto que los profesionales dispensan en forma de mascarilla que favorece la descamación de la piel) han demostrado su eficacia tras pocas sesiones de tratamiento.

Dejar una Respuesta