¿ TE HAS ESTANCADO EN TU PESO?

perder-peso-dietaEs muy común escuchar que las primeras semanas se baja más rápido, pero después la báscula se resiste. ¿Por qué sucede esto? ¿cómo podemos solucionarlo? ¿esto significa que tu dieta ya no sirve? ¡Definitivamente no! Significa que es el momento de sacudir el metabolismo.

¡Si va bien con la dieta y aún no ha caído en la meseta, hay que tener siempre presente los 5 primeros consejos. Si por el contrario, su descenso se ha retrasado, no se desanime, y tenga en cuenta los últimos 10 consejos.

1-¡Beba mucha agua! Entre 1,5 y 2 litros de agua por día.

2.- Toma de  medidas. Pesarse no siempre es un buen indicativo de medir progresos. Si no nota un cambio en tu peso, utiliza una cinta métrica y tómese las medidas en las distintas partes del cuerpo. Verá cómo va perdiendo centímetros aunque el peso permanezca estable.(Recuerde que el músculo pesa más que la grasa, y si está haciendo actividad física sus músculos se estarán desarrollando u esto puede contribuir a que su peso se mantenga o que incluso aumente).

3.- Cambiar de ejercicios. Si ya hace mucho tiempo que viene realizando la misma rutina de ejercicios, notará que tiene menos efecto sobre su cuerpo. Continúe quemando más calorías agregando una caminata minuciosa todos los días de 20 a 30 minutos. O intente hacer sus tareas de forma más vigorosa. Aumenta el ejercicio de forma gradual para evitar lesiones y consulte con su médico si quiere comenzar con un programa de entrenamiento.

4.-Recuerde el tamaño de las porciones. Una de las razones de las mesetas es que cuando estamos a dieta comenzamos a comer porciones más grandes. A veces, a pesar de estar comiendo alimentos más sanos, más cantidad de alimentos pueden retrasar la pérdida de peso.

5.-Registro de alimentos. Lleve un registro de consumo semanal. Si la pérdida de peso comienza a retrasarse, podrá identificar qué es lo que está sucediendo y corregirlo rápidamente.

6.-Cuestión de sexo. Si eres mujer, recuerde que las culpables de estas mesetas pueden ser las hormonas. En diversos momentos del ciclo menstrual, puedes hacer retención de líquidos, esto seguramente lo notaras cuando te pesas. En vez de ofuscarte, continúa con los mismos hábitos correctos a la hora de comer y verifica si la pérdida de peso continúa después de una semana.

7. Corta las calorías lentamente. La pérdida del peso tiende a retrasarse naturalmente a medida que te acercas a tu peso ideal. Esto sucede porque la aportación calórica es la que necesita tu cuerpo para mantener ese peso ideal. Si te sientes tentado a recortar aún mas las calorías para compensar el retraso en la perdida de peso…ten cuidado ya que esto puede retrasar tu metabolismo.

8. Un shock para tu metabolismo. Una de las únicas maneras probadas para aumentar el metabolismo es aumentar la masa muscular en tu cuerpo ya que el músculo es metabolitamente más activo que la grasa, por ende quema más calorías. Prepárate para practicar alguna actividad, ya sea de resistencia, de fuerza o simplemente una relajante clase de yoga. Tres veces por semana, es lo ideal.

9. Inicia algunos intervalos. Expertos en fitness dicen que la mejor manera de romper con la meseta es agregando intervalos al entrenamiento. El intervalo es un ejercicio que combina baja intensidad y alta intensidad. Por ejemplo, alternar en una caminata un ciclo con un paso moderado, con un paso más rápido.

10. Intercambiar alimentos. No existen pruebas certeras que cambiando semana a semana la composición de tus comidas, se pueda romper con la meseta. Pero intenta variar al máximo los alimentos que formen tus comidas. Una gran variedad en tus menús, puede una gran diferencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies