fbpx
  • Educación Nutricional y Dietética / Medicina Estética Integral      T: 953 657 553      M: 601 041 683      E: atencionalcliente@cenydiet.es

MG 8349

Tratamiento de ondas de choque para celulitis. Cómo combatirla

1800 1200 Cenydiet

Las ondas de choque son ondas acústicas de pulso único que alcanzan un pico de presión muy alto en muy poco tiempo.

Tienen la capacidad de propagarse por los tejidos y su efecto mecánico produce una cascada de beneficios en las estructuras tisulares:

  • Activan el núcleo celular e inducen la generación de factores de crecimiento
  • Favorecen la angiogénesis o formación de nuevos vasos sanguíneos
  • Favorecen la permeabilidad de la membrana celular
  • Estimulan el metabolismo de las células grasas
  • Estimulan el sistema linfático

Estos efectos producen, a su vez, otros beneficios que actúan sobre las causas de la celulitis:

  • La generación de factores de crecimiento favorece la regeneración de la piel
  • Los nuevos vasos sanguíneos mejoran la microcirculación de la zona, deteniendo así el círculo vicioso de la celulitis
  • La permeabilidad de la membrana celular permite liberar los ácidos grasos de los adipocitos, lo que reduce los abultamientos propios de la celulitis
  • La estimulación del sistema linfático ayuda a eliminar líquidos y toxinas

Las ondas de choque son una terapia largamente administrada en disciplinas como la Medicina o la Fisioterapia. Sin embargo, su aplicación en Medicina Estética es relativamente reciente, motivo por el que aún no es un tratamiento tan popular como la mesoterapia .

 

¿En qué consiste el tratamiento de ondas de choque para la celulitis?

En Clinica Cenydiet hemos comprobado que las ondas de choque obtienen mejores resultados en determinados tipos de celulitis, principalmente en la celulitis fibrosa, aunque también puede ser interesante aplicarlas en algunos casos de celulitis edematosa.

 

La celulitis fibrosa es un tipo de celulitis dura al tacto, que no se puede pellizcar y que puede resultar dolorosa. Presenta hoyuelos definidos y suele localizarse en glúteos, cartucheras y muslos.

 

La celulitis edematosa es viscosa al tacto y presenta un aspecto de piel acolchada, que suele estar vinculada a la retención de líquidos.

 

Para determinar si las ondas de choque son el tratamiento más adecuado para cada caso, es imprescindible un buen diagnóstico del tipo de celulitis que presenta cada paciente, así como de otros problemas estéticos asociados, como pueden ser la flacidez o la acumulación de grasa localizada.

En clinica Cenydiet elaboramos un protocolo personalizado para cada paciente, que suele combinar distintas técnicas compatibles entre sí cuyas sinergias optimizan los resultados. Así, en la celulitis fibrosa puede ser interesante combinar las ondas de choque con las infiltraciones de mesoterapia, que reforzarán el efecto lipolítico y mejorarán la microcirculación sanguínea, respectivamente.

En la celulitis, las células grasas se agrupan en lóbulos separados por unos filamentos llamados septos fibrosos. Cuando las células grasas aumentan, éstas protruyen hacia el exterior, mientras que los septos fibrosos tiran hacia dentro, formando así la irregularidad de la piel tan característica de la celulitis, conocida como piel de naranja o relieve capitoné.

Las ondas de choque favorecen la reducción de los nódulos de grasa ubicados entre los septos fibrosos, por lo que reduce los hoyuelos y mejora el aspecto de la piel.

 

La mejora de la microcirculación sanguínea y del drenaje linfático favorecen la eliminación de las grasas y toxinas acumuladas. Los factores de crecimiento y el colágeno aportan firmeza a la piel.

 

Todo ello contribuye a un mejor aspecto y textura de la piel de naranja.

La sesión de o

ndas de choque es sencilla y no requiere ninguna preparación especial.

 

Las ondas de choque se aplican mediante un dispositivo cuya pieza de mano se desliza sobre la piel de la zona a tratar, previa aplicación de un gel conductor transparente.

 

La sesión puede tener una duración de entre 15 y 30 minutos, en función de la extensión de la zona tratada.

Después de la sesión, la paciente puede retomar inmediatamente su actividad profesional y social. No requiere ningún cuidado doméstico.

 

En función del tipo de celulitis y de su gravedad, pueden ser necesarias entre 6 y 10 sesiones, que se aplican con periodicidad semanal.

 

Dejar una Respuesta