fbpx
  • Educación Nutricional y Dietética / Medicina Estética Integral      T: 953 657 553      M: 601 041 683      E: atencionalcliente@cenydiet.es

rostro

Una buena alimentación, no sólo cuida la figura, también el rostro

300 200 Cenydiet

La belleza no sólo reside en el cuerpo y por tanto una alimentación sana no sirve sólo para disimular esos kilos de más sino que también puede repercutir positivamente en el estado de la piel. No se trata de una pauta rigurosa de comidas sino de sencillos trucos y consejos que se pueden incorporar fácilmente a la rutina diaria.

En primer lugar la hidratación es fundamental y ésta no se consigue sólo mediante cremas y productos cosméticos; también es importante hidratar desde el interior. Debido a factores como las altas temperaturas la piel pierde humedad más rápido de lo que es capaz de recuperarla y por este motivo beber entre un litro y medio y dos de agua al día es esencial para mantener la hidratación retrasando la aparición de arrugas y facilitando la eliminación de toxinas.

Del mismo modo, en verano tampoco es suficiente con combatir los efectos del sol a nivel externo mediante protectores sino que una alimentación equilibrada y completa contribuye a desarrollar la melanina, uno de los mecanismos de defensa más importantes de la piel que es básico para evitar los efectos negativos del sol y lograr un bronceado homogéneo.

En cuanto al estado general de la piel, las vitaminas A, B, C y E contribuyen a regenerarla y a defenderla de agresiones externas. Los alimentos ricos en vitamina A, por ejemplo, aumentan la actividad de las enzimas que fomentan la regeneración de la piel y favorecen su grosor y resistencia. El huevo, el hígado, los lácteos desnatados o las sardinas son algunas de las fuentes que contienen esta vitamina.

La Vitamina B, por su parte, interviene en el mantenimiento de una piel sana protegiéndola y preparándola para tomar el sol. La vitamina C, presente en los cítricos, el pimiento rojo o la fresa,  sirve para defender a la piel de la formación de los radicales libres que se liberan con la exposición al sol y además estimula la formación de colágeno. En cuanto a la vitamina E tiene un efecto antioxidante y  sirve para combatir los rayos UV responsables del envejecimiento prematuro de los tejidos cutáneos.

 En definitiva, aunque los tratamientos y los cosméticos son una buena opción para cuidar la piel también lo es una alimentación sana y equilibrada.

Dejar una Respuesta