fbpx
  • Educación Nutricional y Dietética / Medicina Estética Integral      T: 953 657 553      M: 601 041 683      E: atencionalcliente@cenydiet.es

MANCHAS SOLARES

CÓMO TRATAR LAS MANCHAS SOLARES

768 554 Cenydiet
Para tratar las manchas solares que han aparecido después del verano, el otoño es el momento adecuado para comenzar a tratarlas.

Los tratamientos que existen para eliminar las manchas son variados. Pero no todos son efectivos. Depende siempre del tipo de mancha que presente la piel.

Por este motivo, el diagnóstico clínico de las manchas es fundamental, ya que determina el tipo concreto de mancha y su gravedad. Con esta información en Cenydiet, clínica estética en Linares, Jaén, podemos  valorar el tratamiento óptimo y el seguimiento más adecuado para cada paciente.

Las manchas más frecuentes son los léntigos y el melasma.

Estas manchas aparecen porque aumenta el número de melanocitos o porque se produce un aumento de melanina en la zona.

Los lentigos solares, seniles o actínicos, consisten en pequeñas máculas (manchas) marrones. Estas manchas suelen estar bien definidas. Se sitúan en áreas expuestas crónicamente al sol. Habitualmente aparecen en la cara, el dorso de las manos, la zona alta de la espalda y el escote. Por este motivo también son denominados popularmente “manchas solares” o “manchas de la vejez”.

El melasma, también se denomina cloasma o máscara del embarazo. Es una patología cutánea que consiste en la aparición de manchas oscuras de color marronáceo (hipermelanosis) localizadas y distribuidas habitualmente en áreas expuestas al sol (cara).

Se presenta en forma de manchas irregulares de color marrón, gris o, incluso azulad. Son asintomáticas, que suelen ser bilaterales y simétricas. Afectan con mayor  frecuencia a la cara, cuello y más raramente los antebrazos. Es fundamentalmente un problema estético.

LUZ PULSADA INTENSA (IPL)

Para combatir este tipo de manchas, en Clínica Cenydiet utilizamos uno de los tratamientos más efectivos es la LUZ PULSADA INTENSA (IPL).

Consiste en la aplicación de pulsos de luz controlada en la zona de la mancha. La piel absorbe esta luz y se transforma en calor. Este calor elimina el queratinocito, que es la parte de la célula que contiene melanina. Estos pulsos se adaptan al tipo de piel, profundidad de la mancha y son conducidos únicamente a esa zona sin afectar el resto del tejido.

Después de la sesión la piel queda algo enrojecida y la mancha más oscura. Esto es normal y desaparecerá a los pocos días.

El número de sesiones es variable dependiendo de la evolución de cada paciente. Suele estar entre 3 y 5 sesiones.

Si decides hacerte este tratamiento, es muy importante que tengas mucha precaución con el sol para que no te vuelvan a salir manchas. Y lo más importante, elige siempre un buen especialista para dejar tu piel en sus manos.

Dejar una Respuesta